19 febrero 2012

La historia de la música en los videojuegos (II)


Segunda parte del trabajo que me ha dado por hacer de la historia de la música de videojuegos a través de las distintas máquinas aparecidas desde los inicios de este "mundillo" y hasta la actualidad.
En esta ocasión se han tratado las consolas de 8bits que aparecieron durante la década de los 80s y se va a poder ver cómo la música ha ido mejorando y tomando un papel más importante dentro del propio videojuego.
Sin más os dejo con este trabajo que parecerá poco profesional pero que aún así me ha llevado un montón de tiempo y espero que os guste

Se empezó a gestar el embrión: Parte 2 *Las consolas*

Nintendo Entertainment System (NES)
Las consolas que también tenían una importante cuota de mercado en aquella época empezaban a destacar por sus lanzamientos, y muchos de esos juegos tienen completas bandas sonoras que nos amenizaban a la vez que nos deslumbraban con sus coloridos gráficos y sus geniales desarrollos. La NES por ejemplo es una máquina con una colección de juegos espectacular, y se parecía más a lo que podría ser una recreativa que el resto de sistemas de 8Bits de la época. También está mejor diseñada para los juegos que los ordenadores, aunque por otro lado estaba la diferencia de precio de sus juegos, que valían unas 5 veces y en algunos casos más aún que los juegos de ordenador.
Muchos de los juegos que salieron en aquellos años tienen melodías que incluso hoy las seguimos oyendo en muchas ocasiones en vídeos, podcast y referencias de todo tipo, como por ejemplo la música de "Super Mario Bros.", quién no se acuerda de aquella música?, o la banda sonora de "The Lengend of Zelda" una obra épica que con el paso del tiempo no ha perdido nada de su brillantez, y es que Koji Kondo hizo un trabajo excelente con estos dos juegos y otros muchos dentro de Nintendo. Pero vamos a ver otros ejemplos de lo que esta consola es capaz de conseguir si hay un buen músico que esté detrás de la melodía de un juego:.

  • Castlevania II: Simon's Quest
    Este gran juego de Konami posee una banda sonora de las más increíbles a mi gusto del catálogo de juegos de NES. Es tan buena que algún que otro tema ha ido actualizándose y ha sido incluído en posteriores entregas de la saga y aún hoy sigue siendo unas de las bandas sonoras más votadas en infinidad de páginas y blogs llevando a Kenichi Matsubara a compartir posición con otros genios de este mundillo en lo más alto en cuanto a calidad musical en un videojuego.
    Esta segunda parte de la saga lleva a Simon a intentar recuperar las cinco partes en las que fue dividido el cuerpo de Drácula para resucitarle... y volver a matarle!. Pero que narices... y es que Simon fue maldecido por el vampiro durante el combate que entablaron al final del primer Castlevania. Le queda poco tiempo de vida y la única forma de librarse de esa maldición es hacer lo que he dicho antes.
    Pero en esta nueva aventura se han introducido más elementos jugables que en la primera parte, como los pueblos, en los que se puede hablar con sus habitantes, comprar en tiendas y comprar mejoras, entrar en iglesias, aceptar misiones, etc...
    Otro elemento importante del juego es que el tiempo se divide en día y noche, donde si luchas de día, los enemigos son más débiles pero sueltan menos corazones al morir (los corazones son la moneda del juego) y si lo haces por la noche los enemigos son más fuertes y hacen más daño, pero a cambio sueltan más corazones. Estos corazones se pueden utilizar para comprar objetos a los mercaderes y además sirven para ir subiendo niveles.
    En definitiva, es un juego que ha dividido a los seguidores de la saga pero que sin duda es aconsejable y se deja jugar muy bien.
  • "Megaman II"
    Nuevamente esta es la segunda parte de una serie muy conocida por todos y que ha sido llevada con mayor o menor éxito a unos cuantos sistemas llegando hasta nuestros días.
    En esta entrega hay que recorrer ocho fases distintas para eliminar a sus jefes finales y así poder enfrentarnos con el Dr Willy que a su vez guarda varios niveles y jefes finales.
    El juego posee varias novedades respecto a la primera parte, como el mayor número de fases, la capacidad de mediante unas contraseñas que nos dan al eliminar a un jefe, empezar la partida desde donde lo dejamos, nuevas habilidades que puede adquirir el protagonista, la desaparición de la puntuación que tan poco útil es en este juego, etc...
    En esta ocasión debemos ir eliminando uno por uno los jefes finales de las fases en el orden que queramos, recibiendo como compensación la potencia de disparo del jefe. Además cada uno de los jefes tiene debilidad a un arma de otro jefe en particular, con lo que tendremos que ir probando que jefes son más débiles a las distintas armas.
    La música de Takashi Tateishi es genial en la mayoría de las fases y además de muy amena, es bastante pegadiza y no desentona para nada con la ambientación del juego.
    El juego también puede presumir de dificultad, aunque si estamos acostumbrados a la dificultad que poseen los juegos de los 80s y 90s no veremos nada fuera de lo normal y aunque no será un paseo, nos lo pasaremos en grande sin sufrir sangre.
    Uno de los mejores juegos de toda la serie que se puede recomendar para todos los públicos.
  • Duck Tales
    Fantástico juego de plataformas de la serie conocida en España como "Pato Aventuras" donde nos ponemos en el papel del Tío Gilito en busca de ser el pato más rico del mundo.
    Hay que recorrer cinco escenarios distintos y podremos hacerlo en cualquier orden siempre que tengamos el objeto necesario para desbloquear un escenario como por ejemplo la llave de entrada a la fase de las minas. Y es que no tenemos que pasar los escenarios y ya está, porque hay varios objetos escondidos y unos tesoros que son el objetivo del juego que tendremos que encontrar en ellos. Los escenarios pueden ser escasos, ya que cinco no son muchos, pero son rejugables con lo que el juego se puede alargar considerablemente. Y para que necesitamos volver a rejugar un escenario?, pues para encontrar esos tesoros ocultos que hay desperdigados y poder ver los distintos finales que tiene el juego.
    Para ayudarnos con los enemigos de las fases tenemos nuestro bastón, en el que iremos rebotando sobre las cabezas de estos para quitárnoslos de encima, además de para llegar a ciertas plataformas alejadas de nosotros. Y es que el juego es totalmente plataformero siendo uno de los mejores exponentes de este tipo de juegos de la época.
    Sus gráficos sin ser los mejores del catálogo de NES, son fantásticos, llenos de color y muy bien detallados, diferenciando perfectamente los ambientes de cada fase.
    La jugabilidad es fantástica, manejaremos al Tío Gilito sin ningún problema ya que responde suavemente a nuestros movimientos con el mando y tiene una curva de dificultad perfecta para el tipo de juego que es, además de que podremos elegir un nivel de dificultad entre tres.
    Y por último la música compuesta por Yoshihiro Sakaguchi y el sonido, que es genial destacando por encima de todas la que trae el juego el de la fase "The Moon" y seguro que si no la conoces te dejará enganchado a ella porque tiene un ritmo increíble, es una de mis favoritas de todo los tiempos y seguramente de mucha gente.
  • Journey to Silius
    Este juego no fue en su día tan famoso como otras joyas de la consola y pasó más desapercibido, pero estamos ante uno de esos casos en que un buen juego no ha tenido la publicidad que debía ni se ha promocionado como se merecía.
    El juego está ambientado en un futuro lejano siendo miembro de una colonia de personas que estaban trabajando en el desarrollo de la misma.
    Es un juego de acción con toques de plataformas en el que tomaremos el control de un chico que ha de vengar la muerte de su padre víctima de un atentado terrorista. Para ello iremos armados con una pistola de munición infinita pero de escasa potencia de fuego, pero se puede arreglar un poco recogiendo otras armas que sí tienen munición limitada pero causan un daño mayor.
    La dificultad es alta y el juego es un poco corto, pero es todo un reto acabárselo con las tres continuaciones que tenemos. La vida está marcada por una barra de energía que irá disminuyendo a cada toque que recibamos tanto de enemigos como de sus disparos, que aparecerán sin parar con sus distintos tipos de fuego. La acción es rápida y tendremos que poseer muy buenos reflejos si queremos no perecer en nuestro intento.
    Los gráficos son bastante majos, con unas fases bien diferenciadas entre si mostrándonos desde una ciudad en ruinas hasta todo tipo de complejos futuristas llenos de robots y máquinas que sólo piensan en acabar con nosotros. La única pega que pongo en este apartado es que a veces los gráficos parpadean y algunos disparos no se ven con lo que eso supone, podemos llegar a morir sin saber qué narices a pasado, pero menos mal que eso pasa en contadas ocasiones.
    Pero lo mejor del juego es su banda sonora, fantástico trabajo de Nobuyuki Hara, Naoki Kodaka y Shinichi Seya dejándonos maravillas como la que pongo en el enlace y que ambientan de forma fantástica todo el juego.
    Un juego que hay que probar aunque creo que hay mejores exponentes del género, pero este lleva a la NES a un nivel técnico bastante alto que ya quisieran otros de más renombre tener.

Primera versión de la Master System
Sega también sacó su nueva consola de 8 bits, la Master System, esta vez durante la segunda mitad de los 80s, y también tiene muchos juegos con una calidad sonora excelente. No en vano su sistema de sonido también es superior al de los ordenadores de 8 bits (menos el Commodore 64) y también al de la NES, bueno, aquí hay que diferenciar entre la Master System USA/PAL y Japonesa. Como muchas veces ha pasado en esta industria de los videojuegos, hay cosas que jamás se podrán entender, y una de ellas es cuando se creó la Master System. Para los territorios occidentales, osea territorios PAL y USA, la consola trae de serie un chip de sonido con leves diferencias pero de la familia del que tenía por ejemplo el Spectrum 128k (PSG), sin embargo, para la versión japonesa de la consola que tiene por nombre "Mark III", se incluye un chip FM que elevaba sustancialmente la calidad sonora de los juegos que hacen uso de el. Hay varios ejemplos de juegos donde comparar las músicas en versiones con y sin chip FM, y es sangrante oír la diferencia de sonido que hay entre las dos versiones. Vamos, que la versión occidental de la consola tiene unas capacidades sonoras pese a su posterior salida al mercado por debajo incluso de la NES con unos sonidos horribles en muchos casos, aunque superiores a la mayoría de los ordenadores. Pero la versión japonesa sí tiene cierta superioridad con el resto de máquinas de 8 bits de la época, ya que posee la capacidad de reproducir más sonidos y en más rangos que cualquiera de sus competidores. Aún con estas pegas se llegaron a crear bandas sonoras con el chip PSG fantásticas y que los que disfrutamos con esta consola en su época sabemos apreciar. En los siguientes ejemplos veremos en algún caso la diferencia sonora que había entre las consolas occidentales y japonesa:.

  • Wonder Boy III: The Dragon's Trap
    Master System PSG, Mark III FM
    Este gran juego de Westone es a mi parecer uno de los mejores juegos que Sega ha publicado para cualquiera de sus consolas. Lo tiene todo, es un plataformas de mucha calidad, tiene muchos aspectos de los RPGs de los 80s, es ágil en su desarrollo, con esto me refiero a que los movimientos del personaje, los scrolls, los enemigos, la velocidad en general, está creado de forma que no ralentice la acción ni un momento y sólo nos deja respirar cuando llegamos a un pueblo.
    El mapa de juego es bastante grande y tiene zonas muy diferenciadas entre si pero que todas juntas forman un único entorno conectado entre sí por diferentes puertas que iremos desbloqueando según avancemos. Hay desde una fase submarina hasta otra que se desarrolla en el interior de una pirámide, y así hasta un total de seis diferentes que podremos revisitar en cualquier momento. Para atravesar con éxito cada una de las fases tendremos que cambiar nuestra forma, y qué quiero decir con esto?, pues eso, que deberemos convertirnos en diferentes personajes, todos animales, que nos dan la habilidad necesaria para desbloquear esa parte del juego que sin transformarnos no podríamos pasar. Cada fase tiene un enemigo final, un dragón en cada una de ellas que al derrotarlo nos transforma en un animal diferente cada vez, así podemos convertirnos en ratón, lagarto, pájaro, león, hombre-piraña y por último en humano, que es nuestra forma real y el objetivo del juego.
    Todas las fases están creadas con mucho detalle y un colorido alucinante, propio de los mejores juegos de Master System, tienen muchos secretos escondidos y cada fase tiene su fauna de bichos que al matarlos irán soltando desde dinero hasta diferentes ítems que nos servirán para mejorar nuestros ataques y defensas.
    Y es que empezaremos con un equipamiento básico de arma y armadura que irá mejorando según vayamos avanzando en el juego y recojamos nuevos objetos.
    Además como la aventura es tan larga si no nos conocemos el camino, tenemos la posibilidad de guardar nuestro progreso mediante "passwords" que nos darán cuando visitamos la tienda respectiva de los diferentes pueblos del juego.
    En fin, que este juego es un "obligado de jugar" para todo jugón que se precie.
    Shinichi Sakamoto es el responsable en esta ocasión de la música del juego, ambientando perfectamente cada situación teniendo en cuenta la limitación de la máquina con el chip PSG. Algunas melodías como por ejemplo la del final son símplemente fantásticas.
  • Phantasy Star
    Master System PSG, Mark III FM
    Se lanzó a finales 1987 y Sega como ha echo en la historia muchas veces, quiso innovar a la hora de crear un videojuego. En aquellos años, la NES de Nintendo era la consola que todo el mundo quería tener gracias a sus fantásticos juegos, y Sega quería dejar de ser la alternativa minoritaria para convertirse en el RIVAL de la NES.
    Eso sólo lo podría conseguir si la consola tenía u catálogo de categoría, y salvo unos pocos juegos, la realidad no era así.
    Los RPGs no se prodigaban en la consola de Sega, y quisieron paliar ese déficit creando un nuevo juego, para ello Sega tiró de un genio de la programación como Yuji Naka que por aquel entonces era un programador de poco renombre pero que más tarde se dio a conocer al mundo entero con sus creaciones como lo son el mítico Sonic o el Nights into Dreams. Sega sabía que tenía un juego distinto que podría ser un bombazo o quedarse como el típico juego al que sólo los más frikis sabrían apreciar.
    Pero al final no fue ni una cosa ni otra, y el juego tuvo una aceptación buena aunque no llegó a ser un súper ventas. Pero vamos a ver qué nos ofrece esta maravilla que a mi sí que me gustó un montón.
    Tomamos el rol de Alis Landale, que ve como su hermano muere desangrado y este antes de morir le dice que tiene que acabar con la tiranía de Lassic, el malo de la historia.
    Para ello Alis ha de buscar a un guerrero llamado Odin y además se unirán al grupo otros personajes como Myau y Noah, y entre los cuatro y sus poderes tendrán que apañárselas para llevar a cabo la misión a través de tres planetas que conforman el sistema Algol.
    El juego es un RPG japonés de corte clásico por turnos, esto a mi personalmente no me hace mucha gracia, porque para ciertos combates está bien, pero cuando llevas muchas horas invertidas acaba siendo muy cansino.
    Navegar por los menús no es nada complicado, y en ellos vemos cada ataque, magia, ítems, etc... que hay disponibles durante la aventura.
    El juego es largo y con muy buenas maneras, algunas mejores que otras, como lo es el tamaño del mapa, para la época es bastante grande,así que dispondremos de un par de vehículos para poder recorrer los territorios que conforman los planetas que mencioné antes y que cada uno es muy distinto del anterior.
    La dificultad empieza con una curva bastante alta que va bajando a medida que avanzamos y conseguimos mejores ítems, para llegar a un momento en que no es demasiado difícil acabar con cualquier enemigo.
    Gráficamente hablando no es de lo mejor, aunque hay que comentarlo un poco para que no haya malentendidos. Hay dos fases distintas en el juego, una es cuando vamos andando por el planeta que tiene una vista clásica 2D de perspectiva superior donde el juego no es ninguna maravilla precisamente, con movimientos y gráficos en general bastante normalotes, y otra fase sucede en las mazmorras, casas, luchando o hablando con la gente. Aquí el juego cambia la vista a primera persona muy al estilo "Eye of the Beholder", mención especial a las mazmorras, donde vemos qué suave se mueve la pantalla cuando vamos caminando, y donde los gráficos son mucho más detallados tanto en paisajes como en personajes y monstruos. Gráficamente el juego gana muchos enteros y la ambientación crece una barbaridad cuando estamos jugando con esta vista, parecen dos juegos distintos.
    Tokuhiko Uwabo es el creador de la música del juego que es en general potable, pero si jugamos con una Mark III o en su defecto con un emulador con la bios de dicha consola, notaremos sobremanera la calidad del chip FM y la calidad general de la música, que entonces sí que podemos decir que es genial.
    También mencionar que el cartucho trae una batería que nos sirve para grabar la partida dado que el juego lo necesita de lo largo que es, y en vez de utilizar los passwords han tirado por esta otra solución más cómoda.
    Este juego al menos hay que probarlo porque además de que es parte de la historia de los videojuegos escrita con letras de oro, su innovación, su argumento que no he hablado de el (que ya me vale) pero que merece la pena de principio a fin y la calidad que desprende (si obvias los combates por turnos y la calidad gráfica en 2D) lo convierten en uno de los mejores exponentes del RPG japonés de los años 80s.
  • R-Type
    Master System PSG, Mark III FM
    Hoy día no creo que exista nadie que no conozca este gran juego de Irem, pero aún así por si queda algún despistado(¿?) voy a dar a conocer mi propia opinión de uno de los más adictivos mata-marcianos que he jugado nunca.
    El juego es el típico mata-marcianos de scroll lateral en el que manejamos una nave que se irá potenciando según vayamos cogiendo los diferentes "power-ups" que los enemigos van soltando. Estos aumentos afectan a nuestra velocidad, al disparo que dependiendo del color del aumento tendremos un láser triple o un láser trenzado, etc... además de que se pueden potenciar los daños de los disparos, misiles y unos acoples que se situarán encima y debajo de la nave. Pero sobre todo, lo que le distingue de los demás mata-marcianos es la opción de coger una cápsula llamada "Force" que es la que nos da los aumentos en el disparo, pero que a su vez nos podemos desprender de ella y jugar con su posición en la pantalla. Me explico, cuando aparezca en pantalla, se quedará a una distancia prudencial de la nave y se moverá con los movimientos de la nave con una diferencia de un segundo más o menos. Esta cápsula, al igual que nuestra nave puede disparar el mismo tipo de disparo que la nave, el más débil del juego, pero además los disparos enemigos no le afectan y puede servirnos de escudo. Con uno de los botones del mando, le podemos ordenar que vuelva a nosotros o que se separe de nosotros, todo depende de donde se encuentre en ese momento. La podremos acoplar tanto al morro de la nave como a la parte de atrás, toda una ventaja frente a los enemigos rezagados que disparan a traición o a los que salen por detrás nuestro. Como ya he dicho antes, la nave puede disparar estando desacoplada con el disparo más débil de juego, pero si la tenemos acoplada a la nave, la cápsula disparará la mejora que tengamos en ese momento aumentando considerablemente la potencia ofensiva de nuestra nave.
    El control de la nave es fantástico, muy suave y muy agradable al tacto del mando. Todo se mueve perfectamente, incluso habiendo muchos enemigos en pantalla, al igual que el scroll, que va como la seda.
    Hay enemigos de todas las clases y colores, y todos ellos muy bien diseñados, pero sobre todo destacan los enemigos finales, como en casi todos los juegos. Pero estos enemigos para la fecha que tiene el juego, son geniales la mayoría son entes orgánicos deformes, muy grandes y con muchos detalles, sobre todo el primer jefe de fin de fase que seguro que todo el mundo se acuerda de cómo es y de lo que impactaba verlo en aquellos años.
    Los escenarios van desde los más minimalistas con fondos negros con las típicas estrellitas, hasta los más definidos con fondos llenos de colores y otro plano de scroll diferente.
    En conclusión, que gráficamente hablando es una delicia para la Master System, que sube mucho el listón de calidad en cuanto a mata-marcianos se refiere. La única pega es que tanta calidad gráfica se ve resentida por unos molestos parpadeos tanto de la nave que manejamos como de algunos enemigos, pero se puede perdonar perfectamente.
    Musicalmente hablando es un buen juego con buenos temas que si te digo la verdad, los disfrutas más cuando no juegas que cuando estás en tensión, que no te enteras de si suena una canción heavy o una nana, pero de eso no tiene la culpa su creador, Masato Ishizaki.
    Lo dicho, uno de los mejores juegos que tenemos la posibilidad de jugar en el apartado de los mata-marcianos.
  • Ys The Vanished Omens
    Master System PSG, Mark III FM
    Este gran juego es la primera aventura de la saga YS que hoy en día ha pasado por un montón de sistemas y que nos ha traído si no me equivoco, siete juegos sin contar con spin-offs ni remakes. El primer capítulo recorrió la gran mayoría de sistemas japoneses de la época (1987) llegando también una muy buena versión a la máquina que ahora nos ocupa, la Master System.
    El juego es un RPG de acción japonés a la antigua usanza, con vista superior y un mundo que descubrir, donde tomando el rol del aventurero Adol Christin hemos de encontrar seis poderosos libros que nos servirán para llevar a cabo el verdadero fin de nuestra misión, derrotar a Dark Dekt, el hechicero "toca-pelotas" de turno. Estos libros contienen un gran poder necesario para combatir y derrotar las fuerzas malvadas de Dark Dekt y bla, bla bla...
    El juego en si es divertido y como todos estos juegos, lo que hay que hacer es encontrar un buen equipo que ponernos para combatir de tú a tú a cualquier enemigo. De echo lo primero que hay que hacer en el juego es conseguir una espada y algo de protección ya que no dispondremos de nada para luchar contra los malos. Para eso tendremos que visitar el pueblo en el que empezamos la aventura, donde también podemos encontrar mucha información repartida por los distintos lugares que podemos visitar además de que las gentes que pululan por las calles nos pueden contar ciertas cosas interesantes.
    Aunque el juego es un RPG de acción como he dicho antes, la mecánica de combate no es la típica de pegar un espadazo a los enemigos, sino que tenemos que embestirlos para acabar con ellos. Es una forma distinta de luchar que cambia la forma de encarar los combates. Contra algunos bichos podremos enfrentarnos de frente, pero contra otros tendremos que buscar los flancos o la espalda porque sino nos darían estopa por un tubo. Aunque al principio cuesta cogerle el truco a estos combates, una vez que ya se tenga callo en ello, es fácil terminar con nuestros enemigos.
    El mundo de Esteria es amplio, aunque mazmorras sólo tiene tres, donde en cada una de ellas se esconde un libro. Los libros restantes se hallan ocultos en una torre laberíntica donde nos hará falta unas buenas dosis de paciencia y gracias a la opción de poder grabar la partida, podremos ir avanzando poco a poco utilizando el sistema de ensayo y error.
    Gráficamente el juego es muy colorido y bastante vistoso, aunque como todos los juegos de perspectiva superior, cuando estamos en el mundo exterior, osea, fuera de los pueblos, los paisajes son bastante monótonos y planos, pero dentro de los pueblos la cosa mejora aunque tampoco es para tirar cohetes. Simplemente cumplen y son alegres.
    Lo más impactante a nivel técnico y como no podía ser otra cosa tratando el tema que estamos tratando, es la música, que aunque algunas piezas son repetitivas, el conjunto global de las composiciones es de sobresaliente, y si encima decimos que Yuzo Koshiro fue el principal compositor junto con Mieko Ishikawa, pues entendemos el porque de la calidad musical. Mención especial a la utilización del chip FM de la versión japonesa de la consola, que engrandece aún más el juego porque su música es sencillamente alucinante.
    En definitiva, un fantástico juego que sin ser el mejor exponente del RPG japonés y con una historia demasiado cansina, nos enganchará durante unos días si el sistema de combate no nos representa un gran problema.

Como vemos, la Master System sí que tiene buena música aunque eso sí, hay que buscar mucho entre sus títulos porque la calidad sonora que tiene no es la mejor por la mala decisión de instalar el chip PSG, pero si disfrutamos de un sistema japonés, o tiramos directamente de algún emulador, veremos que la Master System además de tener un gran catálogo de juegos, su calidad musical es verdaderamente fantástica.


La primera Game Boy
En 1989, apareció la Game Boy que se convertiría en un fenómeno de masas, vendiendo a lo largo de su historia más de 118 millones de consolas contando con todas sus variantes (más de 87 millones y medio sin contar con la Game Boy Color), gracias al apoyo de las compañías que trabajaban para la NES, y sobre todo por la licencia que adquirió Nintendo para regalar el Tetris con la consola, seguramente el juego más querido por aquella época y considerado como uno de los mejores juegos de toda la historia.
El chip de sonido de la Game Boy es también limitado, aunque se puede excusar por el echo de ser una consola portátil, pero se crearon muchas piezas excelentes, como la del mismo Tetris, compuesta por Hirokazu Tanaka que adapta una versión modificada de una canción típica rusa llamada "Korobushka".
Otro juego que cuenta con una estupenda música es el Kaeru no Tame ni Kane wa Naru (For the Frog the Bell Tolls para los amigos) con Kazumi Totaka al cargo de las composiciones creando una atmósfera brillante dentro de un RPG que toma como argumento una versión adaptada de la novela "For Whom the Bell Tolls" de Ernest Hemingway.
Aunque hay una gran cantidad de juegos en el catálogo de esta consola y muchos de esos juegos contienen una gran banda sonora y podría nombrar unos cuantos, remarcar algún juego para que destaque sobre los demás de forma notable es difícil, ya que poco más se podía hacer con un sistema de sonido que no había avanzado pese al paso de los años y que seguía en la línea de lo que 6 años antes ya se hacía, aunque con un poco más de calidad.

Primera versión de la Lynx
Este mismo año salió al mercado también la "portátil" de Atari, la Lynx (aunque necesitas un bolsillo gigante al menos para la primera versión de la consola debido a su tamaño). A diferencia de la Game Boy, esta tiene una pantalla a color siendo la primera portátil en color de la historia, es más grande y está a camino entre los 8 y los 16 bits. Una pega entre otras muchas que tiene la pobre consola, es que no dispone de un buen chip de sonido, es más, la música que se consigue crear para la consola es terrorífica en la mayoría de los casos. Tristemente la consola había retrocedido varios años en cuestión de sonido, aunque los FX sí que destacan por encima de la música y están más acordes con el año en que salió el aparato.
Aún así se podrían destacar algunos juegos que sin despuntar demasiado, nos enseña lo que puede hacer la consola en cuanto a música se refiere.
Un buen ejemplo es el "Dinolympics", una versión del conocido "The Humans" para la portátil de Atari y en el que la música está a cargo de Ian Howe, del que hay poca información sobre sus trabajos en internet.
Como curiosidad quisiera mencionar el juego "Zaku", lanzado a finales del 2009, si, aún se siguen haciendo juegos de vez en cuando para la lynx (como para casi todos los sistemas retro). Además de ser uno de los mejores juegos que tiene este sistema, también tiene una música destacable, dentro de las posibilidades de la consola claro está, y fue creada por Evren Celimli, que entre otras cosas compone música para teatro y cine. Desgraciadamente poco se puede decir de esta consola en cuestión de bandas sonoras, que quitando los ejemplos aquí expuestos y alguno otro, lo más probable es que se te levante un dolor de cabeza bien gordo si intentas escuchar música de la Lynx durante más tiempo de lo debido.

Game Gear, la portatil (¿?!!) de Sega
Sega que en aquella época era la gran rival de Nintendo en lo que a consolas se refiere, vio el percal que había tras la salida de la Game Boy y decidió sacar su "portátil" (por decir algo) para hacerle la competencia a Nintendo. Lo hizo con una consola que prometía pantalla a color, más velocidad de procesamiento, mejor sonido y otras características mejores que la Game Boy. Cumplieron en gran medida lo que decían sobre su hardware, aunque eso habría que mirarlo más a fondo y en este reportaje no cabe ese análisis. Aunque no viene al caso y sabiendo que la consola es fantástica, yo me pregunto si... no se dieron cuenta antes de sacarla a la venta de que hace falta tener un trailer de pilas Energizer contigo cada vez que quieras salir a la calle con la consola?. Aún así las horas de diversión que esta consola nos dispensa son impagables, hay que reconocer que es una gran consola con multitud de juegos geniales y con un sonido fantástico. Además podemos disfrutar mediante un adaptador de los juegos de Master System, lo que multiplica su propio catálogo de juegos que no es tan grande como el de la Game Boy pero que tiene prácticamente la misma calidad de títulos que la consola de Nintendo.
Juegos como el gran RPG "Defenders of Oasis" con una temática con influencias totales de "Las mil y una noches" con unos fantásticos gráficos, una jugabilidad genial y sobre todo con la increíble banda sonora de la mano de Type-O (aunque no estoy seguro dada la poca o nada información que hay en internet) nos muestran el potencial de la consola en cuanto a sonido se refiere, o el "Shinobi 2", impresionante juego de acción/plataformas que no se si lleva al límite a la consola técnicamente hablando, pero lo que sí se es que es un juego que te deja con la boca abierta, además es la continuación del grandísimo Shinobi que tanto éxito tuvo sobre todo en los salones recreativos, y el apartado sonoro del juego no puede ser mejor con temas de Yuzo Koshiro ambientando el juego de manera magistral.
Estos juegos son dos exponentes de lo que puede verse y sobre todo oirse en la "pequeña" de Sega, aunque podía haber metido otros títulos dado que las capacidades sonoras de esta consola a mi entender son mejores que la Game Boy y los juegos suenan bastante mejor, si el trabajo está bien hecho claro está.

Hay otros sistemas que iban apareciendo y despareciendo durante la década de los 80s, aunque no tenían ninguna repercusión en el mercado y poco impacto tubo entre las desarrolladoras de videojuegos. Si el sistema en cuestión no tenía un buen éxito de ventas, las compañías no se involucraban en crear videojuegos para estos.
En la mayoría de los casos, los juegos que aparecieron para sistemas como "Dragon" o "BBC Micro" (aunque este ordenador sí tuvo éxito en UK) entre otros muchos, tienen un sistema de sonido igual o peor que los mencionados en el artículo, por lo que no es necesario mencionarlos o poner ejemplos ya que no aportan nada distinto.

En definitiva, las consolas disponen de más calidad de sonido y las bandas sonoras de sus juegos casi todas ellas superan a las músicas de ordenador, ya que el apartado de audio de las consolas es superior al de los ordenadores, si acaso el Commodore 64 con su poderoso SID es casi intratable por las máquinas de 8bits e incluso alguna de generación superior.
Al final de la década de los 80s, la música en los juegos es tratada ya como un apartado tan importante como los gráficos, y las revistas según iban pasando los años también le van dando mayor importancia en el cómputo final del juego, y muchas veces las puntuaciones que se llevaban los juegos, subían o bajaban dependiendo de la calidad de la música.

Enlaces a las otras partes del reportaje:
La música en la historia de los videojuegos (I)
La música en la historia de los videjuegos (III)

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Themes | Bloggerized by Free Blogger Templates | Macys Printable Coupons