15 abril 2009

Abu Simbel Profanation

Introducción
Johnny Jones, héroe del Saimazoom y del Babaliba, continúa su reto personal a la muerte en esta tercera parte de la Trilogía, en la que guiado por su amor al peligro se sumerge de lleno en los pasadizos y recovecos de una oscura y milenaria pirámide de Egipto.

A lo largo de 3000 años, los mejores exploradores han intentado profanar el sagrado templo de Abu Simbel, construido por el emperador Ramses II para albergar en él todas las riquezas y secretos que multitud de generaciones han ido depositando en sus entrañas; sin embargo llegar a la cámara mortuoria es inaccesible, salir con vida del laberinto imposible.
Todos los que osaron profanar el templo jamás regresaron.

Johnny Jones, cegado por el atractivo del reto, se sumerge en esta pesadilla; cuando todos fracasan y mueren, el héroe intenta lo imposible.

Nuestro protagonista, al profanar el templo, ha sido víctima de un terrible hechizo. El espíritu de Ramses II ha castigado su osadía reduciendo a nuestro héroe al tamaño de un perro sin cuello y sin extremidades inferiores; Johnny se encuentra solo y perdido. Rodeado de peligros y pasadizos mortales, quiere recuperar su anatomía a toda costa y para ello necesita encontrar la cámara mortuoria central.

Ante él se encontraba la ciénaga, al fondo se escuchaba el chapoteo de las voraces pirañas; no se podía rendir ahora. Fue saltando de islote en islote hasta llegar a tierra firme. Una vez allí, recordando el color del diamante, fue teletransportado al interior de las criptas centrales, atravesó la trampa de los cuchillos, la sala electrolítica, el ataque sistemático de vampiros y arañas venenosas, y por fin, pudo llegar a la sala de la efigie.

Estaba cansado y sudoroso, pero después de respirar profundamente, cogió en sus manos el cuenco mágico y, tras una breve pausa, lo pasó con mucho cuidado bajo el electrodo apareciendo en la cámara mortuoria.

Al fin, frente a él, se encontraba el secreto de Abu Simbel.

Resumen de la historia del juego

Juego mítico de la también mítica compañía de "la época dorada del soft español", Dinamic. Este juego completa una trilogía protagonizada por Johnny Jones en la que poco o nada tiene que ver con sus anteriores aventuras.
Si bien sus primeras dos partes entran en el género de la video-aventura, ésta tercera parte es un juego de plataformas en toda regla. Y lo digo así porque las dos únicas acciones que puede hacer Johnny (por culpa de su aspecto) son dos tipos de saltos; uno alto y corto y otro bajo y largo.
El juego tuvo un grandísimo éxito tanto en España como fuera de ella, como en Inglaterra, donde la prensa del lugar le dio una muy buena crítica, pese a que todos decían poco más o menos que el juego era para profesionales de las plataformas dada su dificultad.

Dinamic empezó a labrarse su nombre con letras de oro gracias a la calidad que ponía en cada lanzamiento, siendo éste juego el máximo exponente de sus trabajos. Tras este juego salieron clásicos como el Army Moves, el Arquimedes XXI, los Phantomas, etc... que rebosaban calidad por todos lados y eso lo valoraban no sólo en nuestras fronteras.
Así pues, he aquí uno de los mayores éxitos de la edad de oro del soft español, y no lo se con certeza, pero creo que el juego más difícil de todos los que he probado.

El juego

El juego fue programado para Spectrum, Amstrad CPC y MSX, y lo único que tenían de diferente las distintas versiones aparte de los colores y la consistencia de éstos que utilizaba la versión de CPC eran las vidas con las que empezábamos, siendo 10 vidas en Spectrum, 9 en CPC y 16 en MSX.
Consta de 45 pantallas repletas de trampas y enemigos por todas partes que intentarán evitar que lleguemos a la cámara del faraón. Nos podremos encontrar arañas venenosas, serpientes, momias, gotas de ácido y demás lindezas que si nos echan el guantenos darán para el pelo.
Repartidas por las cámaras de la pirámide hay varios símbolos en forma de amuletos que deberemos coger para abrir distintas zonas que de otra forma no podríamos atravesar. También hay alguna que otra cámara teletransportadora que nos sirve para pasar a otras zonas inaccesibles y ésa sería la única forma de ir.
Además de todo esto, tenemos que tener en cuenta que en una de las cámaras se encuentra un diamante enorme en el que nos tendremos que fijar, puesto que en un momento de la aventura se nos preguntará por su color.

Tenía unos gráficos bastante buenos y con un buen tratamiento del color para aquellos años. Los enemigos están bien recreados y el protagonista es una simple "cosa" deforme bastante graciosa. Los decorados están muy bien recreados, con esfinges, estatuas y demás parafernalias egipcianas y recrean una atmósfera muy bien hecha. Todo esto unido a que los movimientos de los enemigos y del protagonista son muy suaves, hacen un acabado muy bueno.

El sonido no le llega al nivel gráfico ni por asomo. Hay una melodía en la pantalla de la intro, pero nada más. Los sonidos FX se limitan al ruido que hace Jhonny al caminar, y el que hacen las gotas de ácido al caer y poco más.

El control se limita al movimiento de Johnny y los dos tipos de saltos. el personaje responde muy bien al pulsar los botones y eso ayuda un montón, más que nada porque el juego ya es difícil de por sí como para que todavía tuviese algún problema con los controles.
Y es que la dificultad del juego es igual de legendaria o más que la fama del juego, porque es difícil el condenado!. No se si será el juego más difícil al que jugué en aquellos años, pero si no lo es, cerca está del que lo sea porque madre de dios!.
Tienes que tener un cuidado extremo y contar hasta más mínimo píxel para realizar tus movimientos o saltos, porque todo está medido milimetricamente.
Este juego sin esa dificultad hubiera sido aún un éxito más grande, y en Inglaterra hacían incapié siempre en su altísima dificultad con frases como "it's hard as hell". Hasta había un premio de 50.000 pesetas de entonces para el primero que se terminase el juego, así que imaginaros como sería la cosa.

El juego tiene dos fallos importantes, al menos para mi, uno es el detector de colisiones, y es que hay veces que aunque parece que has librado esa gota de ácido, de repente pierdes una vida.
Y el otro es el bucle que hay cuando pasas de pantalla cayendo de algún sitio directamente a una trampa y como el juego te coloca en la posición inicial por la que entraste en la pantalla, caías una y otra vez en la trampa hasta terminar las vidas. Lo malo era si tenías puesto algún poke de vidas infinitas, entonces tenías que resetear el ordenador.

De todas formas, el juego está entretenido y es aconsejable si te gustan los retos imposibles. Aunque hay gente que pensará que eso de que era difícil es una exageración, y en youtube existe algún vídeo en el que enseñan a pasar todas las pantallas hasta terminar el juego. Por cierto, al final del juego, los chicos de Dinamic nos mandaron un mensajito haciendo alusión a otro juego.
Juego que realmente llegué a odiar y me llegó a gustar a partes iguales, así que no diré que el juego es un juegazo, es para gustos.
Recomendado en cualquiera de sus versiones, aunque me quedo con la de MSX, seguramente porque fue a la que jugué en su día.



Remakes

M.A. Software tiene dos versiones distintas de su remake, una 1.0 más antigua y que incluso hay una versión para jugar desde el navegador sin descargarse nada y otra versión, la Deluxe, que pinta mucho mejor.
Ignacio Pérez Gil estaba trabajando en remake del juego, pero no lo terminó por lo que aunque hubo una versión jugable no voy a comentarlo.
También existe otro remake de menos calidad con el que juegas con los gráficos originales de Spectrum pero con la inclusión de una música. Lo que yo he probado no me ha gustado porque se ve en una mini ventana y además es muy lento.

Bueno, vamos con el remake que nos interesa.
Realizado por M.A. Software, en el Abu Simbel Profanation Deluxe vamos a ver un remake con una jugabilidad casi exacta al original.
Los gráficos son los mismos pero mejorados bastante, está todo colocado tal y como lo pusieron incialmente los programadores originales, todo en su sitio y salvo porque ahora las pantallas tienen fondo, lo demás es exactamente igual. La paleta de colores utilizada para el remake es bastante acertada, ya que como digo no han querido innovar y así han conseguido ser más fieles al original, cosa que no es ni mucho menos mala. El espíritu del juego gráficamente hablando es el mismo.
Dentro del archivo comprimido hay un fichero de texto en el que hay pistas y trucos para el juego, incluso se puede cambiar el set gráfico por otro.

El control es fantástico y es calcado al original. Aunque tanto calco tenía que traer también la dificultad, madre mía, después de tantos años, este juego sigue siendo igual de complicado. No hay narices de pasar más de 15 pantallas, ni calculando los movimientos ni leches en vinagre. El juego es dificilísimo, amén de que yo soy un patán. Para mi sigue siendo desesperante.

El sonido pues es como el resto, está totalmente renovado pero no han añadido nada que no estuviese en el juego de Dinamic. La musiquilla del principio, los FX durante el juego...todo es igual que si tuviésemos una versión 2.0 o como lo queráis llamar del original.

Las opciones que nos ofrece este remake es poder cambiar el idioma, redefinir las teclas y poder jugar en una ventana en el escritorio de Windows o a pantalla completa.
Además de Windows, el juego está hecho para poder jugarlo en Mac, Linux, Java, incluso en Dreamcast y GP2X. También se puede jugar desde el navegador sin necesidad de descargar nada.
Remake con muy buena crítica por parte de la gente que se lo ha descargado a pesar de la dichosa dificultad. Recomendado!.



Pistas y trucos

Tanto en el juego original en cualquiera de sus versiones como en el remake, existen algunos trucos para ayudar al jugador a pasarse el juego, además de los pokes que se usaban pero que no voy a poner.

En las versiones de 8 bits

hay que pulsar las letras VICTOR a la vez y el programa te pedirá una clave. Hay que introducir 9127 y en ese momento aparecerá un cursor en la pantalla que lo podrás poner donde te de la gana, y ahí es desde donde saldrá el personaje. Se puede repetir las veces que se quiera.

En el Abu Simbel Profanation Deluxe

hay que poner lo siguiente y cito textualmente lo que pone el archivo leeme.txt que viene con el juego:
Durante la partida, teclea letra a letra: V I C T O R
Una vez tecleado, te preguntara una clave
Las claves disponibles son:
"MALIVES" -> Vidas Infinitas
"MASUPER" -> Inmunidad
"180174 " -> Aparece en la pantalla indicada.
Luego con los cursores posicionas al Personaje y con RETURN
sigues la partida.

Además de estos trucos, también hay un mapa realizado por el programador del remake que sirve perfectamente para cualquier versión.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Guía en vídeo



Referencias y enlaces

M.A. Software tiene el mejor remake del juego de Dinamic llamado "Abu Simbel Profanation Deluxe. En su página oficial podréis descargaros el juego para la plataforma que queráis o incluso jugar desde el navegador. También tiene otros juegos interesantes.

Remakes Zones es una web especializada en remakes en el que encontraréis un montón de juegos, entre ellos los remakes que cito en el reportaje.
Computer Emuzone ya es una dirección clásica en este blog al que podréis acudir para bajaros cualquier juego español que os podáis imaginar, incluyendo sus remakes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Themes | Bloggerized by Free Blogger Templates | Macys Printable Coupons